RIOSA y Kioto

هيك أخبار, منتجات

Al comprar oleinas de RIOSA, el cliente tiene la seguridad y la satisfacción de que está haciendo lo posible por luchar contra el efecto invernadero, contra el calentamiento global de nuesto planeta, y respetando al máximo el acuerdo y Protocolo de Kioto.

En efecto, RIOSA sólo quema biomasa en el hogar de su caldera y secaderos. RIOSA no emplea desde hace más de 20 años ningún combustible fósil. Cualquier otra caldera que monte RIOSA será siempre consumiendo biomasa, es decir no aportando a la atmósfera ni un sólo gramo de CO2 que no estuviese ya en ella.

Y cuando haya camiones que consuman hidrógeno en vez de petróleo, RIOSA obligará a todos sus tranportistas a emplear sólamente hidrógeno como carburante.

Es cierto que en el momento presente aún consumimos energía eléctrica de la red, y que ésta puede haber sido producida con carbón (100% perjudicial) o con petróleo (59,12% perjudicial). Pero nuestro inminente propósito es abastecernos de una cogeneración que sólo quemará biomasa (0% perjudicial) y gas natural para un apoyo eventual en momento de escasez (44,86% perjudicial).

Procuraremos progresar, aunque quizá no lleguemos al modelo de Japón (por algo Kioto está junto a Tokio, mismas letras en otro orden), donde el Gobierno piensa actualmente dar estímulos para que los empleados (como el que se ve en la foto) acudan al trabajo sin chaqueta, a fin de no tener que poner tan fuerte el aire acondicionado y no consumir tanta energía, no aumentar tanto el CO2 fósil en la atmósfera.